6.18.2011

19J (un texto muy interesante que he recibido de un amigo y que aquí comparto con vosotros)

Incapaces de etiquetarla, los políticos y los oligarcas están desconcertados ante una marea humana que ha dicho basta, y sólo han comenzado a sentir alivio cuando han podido presentarse como víctimas.
(Juan Carlos Escudier)

Si la única respuesta a ese descontento es envolverse en la bandera de esa misma democracia cuestionada, el desencuentro irá a más, y a peor. Siguen sin entender nada.
(Isaac Rosa)

¿HEMOS CAÍDO EN LA TRAMPA?
Francesc Homs, portavoz de CIU, ha insinuado que el bloqueo al Parlament es el "atentado a la democracia" mas grave aves des del 23-F. Según esta nota de El Periódico, le falla la memoria:

"El 30 de mayo de 1984, mientras el Parlament investía por segunda vez a Jordi Pujol como president, decenas de miles de personas convocadas por Convergencia abarrotaron la Ciutadella para apoyar a Pujol, acusado por el fiscal del Estado en el caso Banca Catalana, y para insultar a los diputados socialistas. El servicio de orden convergente, no los Mossos, tomó las riendas de la seguridad. El entonces líder del PSC, Raimon Obiols, fue agredido con objetos, golpes e insultos en la misma puerta del Parlament: «Mateu-lo! Mateu-lo!», vociferaba el gentío a su paso."
(Lluis Mauri, El Periódico 17-6-2011)

Pero aunque a nadie se le escapa la hipocresía de nuestros mandatarios, esto no quita que hemos caído en la red de manera bastante ingenua. Los hechos de 1984 deberían servir para relativizar la histeria mediática, no para eludir la autocrítica.

Han sido mas inteligentes que nosotras. No mas éticos -difícil sería que así fuera teniendo en cuenta que son co-responsables de la privatización, los recortes, la destrucción del territorio, las nucleares, la represión, la contrareforma fiscal y tantísimas otras medidas violentas... pero si mas inteligentes.Hay material de sobras para la sospecha: Aún está por esclarecer el papel que jugaron los secretas. Todos pudimos ver los altos mandos de los Mossos conteniendo a sus robocops en momentos de tensión para evitar dar "mala imagen" ante la prensa. Se habla también de un grupo de personas que desde dentro del parque animaban a la gente a saltar las vallas para asaltar el parlamento. Y está también esa extraña retención temporal de una parte de la prensa:


Pero mas allá de estas observaciones conspirativas, lo que nadie entiende es porque no montaron des del principio a los 135 parlamentarios en un autobús y entraron por la entrada del zoo custodiados, como acabaron haciendo luego. Cuesta creer que tuvieron reflejos para montar a varios de ellos en helicóptero pero no había ni un sólo escolta para muchos otros que llegaron a pie por su cuenta y riesgo... siguiendo las indicaciones recibidas por la policía!

Sea como sea, y aunque sin duda ellos también improvisaron, sigue siendo claro que han aprovechado la situación. Nosotros preparamos la escena, ellos escribieron el guión. La trama argumental dictaba que el 15J nos tocaba a nosotros el papel de malos y a ellos el de víctimas. El rédito era triple: tender una cortina de humo que desviase la atención de los recortes, debilitar un movimiento de protesta creciente y rehabilitar a Felip Puig. No en vano, él fue el que llevaba el texto mejor estudiado. Bajó del helicóptero con el pulgar en alto, sacando pecho y soltó "sóc l'únic que vaig entendre lo del 27M?".

Un testimonio lo relata así:
"El hecho de que muy cerca de la zona de movilización más tensa, donde la policía había cargado a las 7 de la mañana a gente sentada, aparecieran incesantemente durante dos horas parlamentarios solos, sin ninguna protección, a muchos metros de distancia del cordón policial de entrada... fue una situación totalmente inesperada y muy difícil de manejar. Y sinceramente, incluso los que les increpaban de manera más agresiva se autocontrolaron para no llegar más lejos. Yo estuve de barrera de contención espontánea en torno a varios de estos parlamentarios para minimizar la agresividad, asustado por el potencial desenlace de la situación, y no vi ninguna agresión física, más allá de arrojar agua y poner los cuerpos como barrera para que no pasaran en dirección al Parlament (...). Es cierto que el ambiente en alguna zona era mas agresivo que el que había vivido en anteriores convocatorias, y no me gustó. Digamos que se hicieron excesivamente protagonistas dinámicas centradas en la policía como “enemigo” a insultar, y el acorralamiento de unos pocos a políticos que andaban solos por la calle fue en varios casos excesivamente agresivo. Pero reconozcamos también que si realmente la gente hubiera transformado su indignación en violencia física estaríamos ahora hablando de varios parlamentarios gravemente heridos, así como otros tantos policías, y centenares de miles de euros en desperfectos del mobiliario urbano. No nos engañemos, no somos un ejército que responde a unas ordenes y un entrenamiento. Somos un movimiento de masas, de carácter espontáneo y de organización difusa, inmerso en una situación de alta tensión. (...) Estoy seguro que si sueltas a Leire Pajín en medio de la manifestación contra el aborto, o a Bono (el más antiterrorista y patriota de los socialistas) en medio de una manifestación de víctimas del terrorismo, la cosa sería peor... y nadie hablaría de kale borroka (o si no veamos la hemeroteca http://www.elmundo.es/elmundo/2005/01/22/espana/1106412762.html)".

Pero aunque la noticia verdaderamente violenta de la semana haya sido que los banqueros mundiales se han subido el sueldo un 36%, igualmente podemos hacer autocrítica. Sin ser prisioneros del juego mediático, pero sin ignorarlo. Y sin ignorarlo porque nuestro objetivo "no es vencer, sino convencer", lo que implica aceptar que los grandes medios siguen teniendo (aunque vaya en declive y se pueda compensar parcialmente en el ágora de internet), una gran influencia sobre la mayoría de la población, incluidas nosotras.

Soy de los que piensa que vale la pena pararse a pensar en lo que ha pasado, mas que nada porque volveremos a encontrarnos en situaciones parecidas. Aunque lo de la kale borroka sea surreal y aunque alguna agresión la pueda haber hecho un secreta, lo cierto es que alguna gente no respetó lo acordado.Hay debates éticos que se nos cruzan por el camino ¿porque deshumanizar a una persona que ejerce de parlamentario? ¿como manejamos la agresividad simbólica? Pero mas allá de todo esto, lo cierto es que decidimos en varias asambleas que la estrategia sería no-violenta, y si alguien hizo algo violento, pues se equivocó. No hay drama, sencillamente no respetó un acuerdo y priorizó su desahogo a la estrategia común. Parece que el movimiento quiere salirse de la lógica del sistema y de su violencia intrínseca, que prefiere acumular fuerzas con esa mayoría que sigue siendo permeable al mensaje de los medios de comunicación... no tiene todo ello mucho sentido? Cuando haya cientos de miles de personas revelandose en las calles los sucesos mas agresivos seran vistos des de otra prespectiva, pero en la situación actual, de que sirven? Por escupir a un diputado hemos conseguido parar los recortes? Si así hubiera sido, sería ciertamente proporcional a la victoria lograda... pero no es así.

¿Que hace falta afinar mas que es violento y que no lo es? Pues adelante, tengamos este debate. Pero sea cual sea el resultado, respectemos las decisiones tomadas colectivamente.

Mas allá de como ha sido delirantemente calificado, siento que muchas cosas que hicimos en la Ciutadella fueron actos de impotencia, no de potencia. Cuando increpábamos a un diputado tras la linea de antidisturbios, no era el fruto de la frustración de no poder hacer nada efectivo a corto plazo? Nos faltó tiempo, coordinación y imaginación para crear situaciones mas empoderadoras.

Un cordón humano? Miles de candados en las puertas? Sentadas reiteradas, bien coordinadas con prensa, en todos los accesos de Wellington obligando a los diputados a saltarnos por encima y a los mossos a sacarnos a rastras? Un parlament popular alternativo y festivo frente a las puertas, donde visualizar nuestra legitimidad y su perdida de ella? Grandes equipos de sonido con música y mensajes para distorsionar su sesión plenaria? Un encadenamiento masivo de gente en las verjas?

Aunque no sea un ejemplo de desobediencia civil, os paso un video de los compañeros de Tenerife que resulta resfrescante en este sentido:


Pero igual que la autocrítica es sana, también lo es defender las posiciones polémicas y no aminalarse. Se ha llegado a un punto en el que parece que incluso la acción de bloquear el parlamento era, en si misma, "anti-democrática, fascista, totalitaria"... Por que? Que tiene de totalitario intentar impedir que se adopten medidas anti-sociales? No se estaba dinamitando el Parlament, sólo se buscaba frenar la sesión para parar los recortes. Equiparar "parar los parlamentarios" con "parar la democracia" es una manipulación corporativista.

El 15M no tiene una postura consensuada sobre como organizar el poder, o sobre que alternativa tenemos a como funciona la democracia parlamentaria; y está inserto en una sociedad en la que late la indignación, pero en la que también pervive el recuerdo de la dictadura y una extendida y lógica preferencia por esta "democracia imperfecta". Lo que si ha consensuado el 15-M es que no nos representan, y no por razones ideológicas, sinó porque a la vista de todos está que aprueban medidas injustas, provocadoras de violencia estructural prolongada, para las que no tienen legitimidad suficiente y que además ni siquiera venían en su programa electoral. Obviamente no todos los partidos parlamentarios son lo mismo, pero todos participan de esta versión reduccionista de la democracia que nosotras denunciamos.

Por último, no es incompatible desmarcarse de actos que no fueron consensuados y al mismo tiempo apoyar a los detenidos. En primer lugar porque, como siempre, seguramente detuvieron al primero que encontraron por allí. Y en segundo lugar porque, incluso en el caso poco probable de que hubieran detenido a alguien que hizo algo como pintar una nuca o dar una patada a un coche oficial, condenarle por eso cuando tantos crímenes económicos, laborales y medioambientales quedan impunes en este país, sería chocantemente hipócrita y por lo tanto, una injusticia mas a denunciar.

Necesitamos tomarnos las cosas con calma. Necesitamos no pensar en llegar demasiado rápido, sino en llegar juntos. Necesitamos dejar de pensar que somos el "pueblo" para entender que el pueblo son muchas cosas y nosotros nada mas (y nada menos) que una de las expresiones de sus anhelos e indignaciones. Necesitamos dejar de pensar en un "nosotros" hecho de los que vamos a la asamblea o a una acción, porque este movimiento es mucho mas que esto. Necesitamos mejorar la cultura asamblearia, las técnicas de facilitación y los espacios de comunicación para sacarle todo el jugo a la inteligencia colectiva. Necesitamos canalizar la energía con gracia y eficacia.

Necesitamos, por lo pronto, llenar las calles el 19J.